Cursor.

martes, 9 de enero de 2018

hablemos del 2018

hablemos de un año nuevo que se extiende frente a nosotres; y, si bien sé que el "año nuevo" no es algo más que simbolismos modernos, que realmente no hay ningún cambio del 31 de diciembre al 1 de enero, que sigo siendo la misma persona por más que ahora deba escribir '18 en mis hojas en vez de '17, creo que a la mayoría de las personas nos da cierto alivio empezar un nuevo año. tenemos nuevas oportunidades, nuevos y limpios días que no cargan las manchas de los errores que estuvimos cometiendo los meses anteriores. pero este año fui muy conciente del cambio de año, del cambio de espacio, del cambio de tiempo. y me dio miedo. el 2017 fue un año, en lo personal, muy bueno para mí. cambié más de lo que cambié en toda mi vida. fui feliz de manera genuina. aprendí a amar todo lo que me rodea, a emocionarme por las pequeñas cosas; aprendí sobre mí, sobre el resto, sobre las enormes cosas que me intentan ahogar a diario. me animé a expresarme más, a darme mi espacio, a dejar que el mundo viese cómo soy. compartí mi arte. hice más y más y más y más arte. dejé que el arte y el amor de otres me llenase. entonces, con tan hermoso año detrás, me daba pánico empezar el 2018. 2 0 1 8, cuatro números que simbolizan el cambio de una etapa para mí, porque es mi último año de secundario. cumplo dieciocho años, que en argentina vendría a simbolizar la mayoría de edad (decir que voy a ser una adulta suena a un chiste malo e inventado sólo para que deje de molestar a mis viejos), tengo que empezar a desprenderme de muchas cosas y dejar que las nuevas me consuman. soy una persona que teme mucho el cambio, el abrirse, el dejar ese lugar donde siempre estuvo cómoda (y quizás no, quizás nunca pude ser yo misma dentro de las cuatro paredes de la escuela, con les mismes compañeres de siempre y subiendo los mismos escalones cada día, pero al final del día ese "sufrimiento" es aquel que ya conozco. esa rutina que hice mía, en la que pude camuflarme y hacer mía). hubo gente que me respondía, al expresar mi pánico porque el 2018 no fuese tan bueno como el 2017, que era imposible que no fuese bueno con todo lo nuevo que había aprendido. que la nueva yo iba a hacerlo bueno. y espero que sí, murmuro cuando intento anotar todas las cosas que me gustaría cumplir este año (ya que te hiciste tu lugarcito en el mundo, por qué no volvés a tu blog e intentás hacerlo aún más cómodo? por qué no buscás una forma de que sea tuyo otra vez? y quizás sí. quizás eso es justo lo que mi 2018 necesita. otro lugarcito donde ser yo).

6 comentarios:

  1. Hola!!!
    Me alegro muchísimo que tu 2017 haya sido muy bueno para vos. La verdad es que te entiendo completamente porque yo odio los cambios...me dan pánico. Por más que la esté pasando mal, es un mal que ya conozco y me da miedo cambiar y que sea peor.
    Pero creo que hay que enfrentarlo con una mente esperanzada en que todo va a salir bien y que la vas a pasar genial. Espero honestamente que así sea y tengas un excelente 2018!! Suerte en 5to año. Yo lo viví hace un par de años ya y fue un año que se pasó super rápido y la verdad es que me gustó bastante.
    Saludos desde Little fox reader

    PD: Acabo de descubrir tu blog por un comentario que dejaste en el mío y me gustó mucho así que tenes una seguidora nueva!

    ResponderEliminar
  2. Hola Floree!
    Yo creo que si el 2017 te hizo crecer y convertirte en una Flore nueva y más audaz esa Flore va a enfrentar el nuevo año con muchas expectativas y con todas las intenciones de hacerlo suyo. Me encanta que te animaras a mostrar tu arte y crear más, admiro mucho eso de vos y me hubiera encantado poder asistir a las jornadas donde leíste tus cosas (no, no te stalkeo por ig pffff).
    Así que sí, creo que lo que te asusta del 2018 es el umbral a la adultez, y me parece que nos pasa a todos. Pero son etapas de la vida que tenes que pasar y con suerte seguir reinnovándote y ir creciendo con cada nueva experiencia. Te va a pasar lo mismo cuando tengas que empezar la facu, trust me.
    Así que espero que el 2018 te traiga cosas geniales y sigas mutando cada vez más en la mejor versión de vos misma.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Me parece normal tener miedo al cambio, y más siendo tu último año de secundaria que siempre es un paso importante. Yo tengo 19 años y todavía sigo adaptándome al cambio de instituto/universidad y aunque ha tenido muchas cosas positivas y ha sido un balance bueno en general, es cierto que a veces cuesta, y que da miedo dejar atrás cosas que conoces y con las que te sientes cómoda.
    Pero ánimo, si lo afrontas con actitud positiva nada puede salir mal :)

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    No te preocupes: todo el mundo tiene miedo al cambio en menor o mayor medida. Yo, por ejemplo, lo detesto a pesar de que sé que pocas veces es malo y que me hace crecer como persona, porque me saca de mi zona de confort. Este año he dejado la universidad ya del todo y he comenzado a trabajar, y lo cierto es que me ha costado mucho, pero te acabas acostumbrando, porque te empuja a ser una versión nueva y mejorada de ti mismo.
    No tengas miedo, y si lo tienes, que no te detenga.
    ¡Feliz 2018!

    ResponderEliminar
  5. Los cambios suponen salir de nuestra zona de confort, está claro que aveces nos salen bien y otras mal, por esa gran suerte en 2017 te ha salido estupendo y ahora tienes los miedos, es lógico y normal. con el paso de los años lo verás con otra perspectiva porque tendrás todavía muchos años mejores por delante (y por detrás :P)

    besos!

    ResponderEliminar
  6. Tampoco me gustan los cambios, buena suerte en 2018 :)

    ResponderEliminar